UNA AMISTAD QUE PERDURA.

A principios del 2017, dimos a conocer esta historia llena de amor, una historia que marcó a muchos generaleños, pero lo primordial fue que unió a dos personas; dos corazones en muy distintas circunstancias, uno con un inmenso “grito de auxilio” y el otro que acudió a su llamado. #PZNoticias

Don José Méndez, se postraba sobre una fría acera a la orilla de la calle del Hospital Escalante Pradilla, donde solicitaba dinero para poder hacerle frente a su complicado estado de salud; ante esta situación el Oficial de la Fuerza Pública Randall Mora, no solo le ayudó con unas monedas, sino que le dio una mejor calidad de vida y principalmente le ofreció una amistad sincera.

Mora, en ese momento realizó los trámites en el Hospital, para que don José recibiera la atención médica correspondiente y posterior a su salida, logró incorporarlo al Hogar de Ancianos Monseñor Delfín Quesada, donde ahora lo cuidan y “chinean”.

Pero esa amistad, que ya lleva más de dos años y medio, aún sigue creciendo; el pasado 16 de junio (Día del Padre) lo visitó en el Hogar.

“Si algún día crees que no te queda nada en la vida, un amigo verdadero estará a tu lado, no te dejará tirado. No es fácil definir la amistad y menos compararla con el amor. Pueden pasar los años y él estará ahí, ayudándote en los momentos más difíciles de la vida. Esto se puede expresar de muchas maneras. Soy de los que cree que todavía hay amigos, personas en las que uno se puede apoyar, al menos yo me considero uno…” comentó Randall Mora.

Por Dario Cordero