APOYÓ A SU HIJO Y A LA COMUNIDAD.

Don Héctor Romero, ya hace más de 20 años tomó una decisión, pero no se imaginó que iba a cambiar su vida y daría un importante auxilio a la comunidad de San Blas de General Viejo de Pérez Zeledón. #PZNoticias

Esta historia de superación inició, cuando su hijo concluyó la escuela (primaria) y este le indicó que deseaba ir al colegio, pero dentro de las limitantes estaba la lejanía que hay de la comunidad con el CTP de General Viejo y que en ese momento no tenían transporte público.

Por esa razón don Héctor quien se dedicaba de lleno a la agricultura, al ver la aspiración de su hijo determinó apoyarlo; en su propio vehículo y con calles en muy mal estado, fue a dejar y traer todos los días a su hijo al centro educativo. Varios vecinos se enteraron de lo que hacía don Héctor, pero estos no contaban con vehículo propio, es por ello que Romero, también trasladó a los hijos de los vecinos, pero el carro se hizo pequeño para tantas personas con deseos de superación.

De esta situación se enteró el director del CTP de General Viejo y le comentó sobre la idea de dar el servicio de transporte y que comprara una buseta, pero en eso momento no tenía el dinero para adquirirla, realizó varias gestiones, se arriesgó y la compró. Pero con el paso del tiempo, la buseta tampoco dio abasto para tantas personas.

Y de ahí nació su empresa Transportes Romero y hoy en día tiene dos buses, una buseta y transporta estudiantes a centros diurnos como nocturnos.

Muchos de sus vecinos agradecen la labor y el esfuerzo que hizo y hace don Héctor, personas que ahora son profesionales y tiene un trabajo digno. Lo importante que de una acción de ayuda, de apoyo y de compañía, lo convertiría en un empresario.

Por Dario Cordero